Servicios de consultoría, realización de auditorías y acciones formativas

Servicios de consultoría, realización de auditorías y acciones formativas

lunes, 28 de diciembre de 2015

El Contexto Creativo en las Empresas

El Contexto Creativo en las Empresas



Mihaly Csikszentmihalyi* defiende que la Creatividad, considerada como lo que cambia nuestro modo de ver el mundo, no surge nunca de la mente de una única persona sino de las interrelaciones existentes en un sistema compuesto por tres elementos básicos.

*Nota. Profesor de psicología y escritor de origen croata.


Dichos elementos “primigenios” son el dominio entendido como el “continente” de información, el campo que incluye a todas las personas que actúan como vigilantes del dominio y las personas definidas como los elementos artífices del cambio.


Más pormenorizadamente tendríamos:

1.    El dominio

Estaría formado por el conjunto de normas, procedimientos e instrucciones que definirían la cultura de la organización, lo cual condiciona nuestras acciones por la información y nuestra cultura.

Por otro lado la creatividad no surge de la nada, pues nadie es creativo en sentido absoluto. Lo que si sucede es que para “conseguir la creatividad” nos debemos mover en un determinado dominio.

De este modo las diferentes áreas de las empresas constituyen diversos dominios ya que poseen en sus departamentos y procesos su propia información organizada. La creatividad en las organizaciones surge mediante la apertura del conocimiento a todas las áreas y a todos los empleados con el objetivo de fomentar la conexión de ideas aisladas.


2.    El campo

Viene representado por todos las personas, líderes y cargos que “vigilan” el dominio. En las empresas estos “árbitros” serían los diferentes directivos o responsables de área, división, proceso y/o actividad encargados de “seleccionar” que ideas o proyectos nuevos presentan la capacidad de entrar en el dominio de la organización.

La importancia de estos “vigilantes” es máxima pues actúan deben actuar como líderes en sus áreas debiendo elegir entre múltiples ideas innovadoras o de mejora aquellas que merecen ser apoyadas y desarrolladas. En este punto se destaca que tanto si el campo es demasiado permisivo es decir, se aceptan muchas ideas nuevas, como si es muy conservador no estimulando ni premiando la innovación el resultado final es que la empresa lo acaba pagando.


3.    Las personas

Son las que en última instancia introducen un cambio en la información (Hamel las considera el centro de "Lo que Ahora Importa" y como activo más relevante del "nuevo liderazgo" y de la "nueva estrategia") de un dominio fomentando, de este modo, la creatividad y los cambios que a su vez si son aceptados por el campo pueden ser incluidos en el dominio provocando su evolución.

Las personas creativas (o dionisíacas tal y como refiere Handy) se transforman en candidatos excelentes para las entidades innovadoras destacando entre sus características: el disfrutar superando los límites de un dominio, el interés y la curiosidad así como una ingenuidad casi infantil que nunca se contenta con la famosa respuesta “pero siempre lo hemos hecho así”.

Por lógica los empleados creativos deben tener acceso a la información apropiada así como a los recursos.


El resumen fue enunciado por Jack Welch: “En realidad sólo tengo que hacer tres cosas: elegir a la gente adecuada, asignar el dinero preciso y transmitir las ideas de una división a otra a la velocidad del rayo”. La primera actividad es vítal (y no tan sencillo como parece), la segunda es indispensable y la tercera totalmente necesaria para la eficacia de la empresa.

Los líderes de las empresas no tienen que ser creativos pero si deben reconocer las ideas innovadoras válidas y las personas capaces (indispensable para generar empresas que sobresalen o encontrar su "vaca púrpura"). Deben tener amplios intereses y competencias mejor que ser especialistas. Las ideas innovadoras suelen surgir en la frontera entre los dominios, mercados y tecnologías.


“Para que una empresa sobreviva en un entorno competitivo que exige un conjunto creativo y constante al cambio tiene que elegir a los mejores, disponer de la mejor información y reconocer y apoyar las mejores ideas.”

Jack Welch, empresario y escritor estadounidense.